Son ya cinco años y cuarenta y cinco mil tweets y sinceramente creo que ha llegado el momento de repensar mi cuenta de Twitter pero hacerlo de verdad.

La valoración recurrente es la de por encima de todo, dejar de un lado la parodia de José María García. Es mucho tiempo y ya no se sostiene por ningún lado, si bien puntualmente puede ser graciosa , la verdad es que me apetece más bien poco, máxime si se entiende como una burla cuando mi pretensión sería la inversa.

He intentado -desde el otrora anonimato- sacar a la luz historias, “noticias”, adelantarme a los acontecimientos… a veces con errores por supuesto pero siempre -y desde la modestia- con el espíritu que tuvo García.
Reconozco que a veces el personaje me ha superado y no he estado a la altura pero me siento orgulloso de cuando mis tweets han volado a las ondas o se han aposentado en las líneas de algún artículo de periódico.

He tejido una red de colaboradores y por encima de todo, amigos que me han contado mil historias y he gozado de la fortuna de estar cerca de la noticia muchas veces, he intercambiado mensajes y compartido mesa con célebres tuiteros, periodistas, directivos, candidatos… un verdadero honor; como también por el camino he dejado a buenos amigos que quizás si los he perdido no lo eran tanto o realmente valían para una mierda. Ahora da igual. He vivido muchas anécdotas que dan para un libro y créanme que no les exagero pero será tarea para otro momento.

En los inicios hablaba de ciclismo, tenis, balonmano y de diferentes clubes pero sinceramente y sin que se me enfade nadie no me interesa demasiado lo que no sea estrictamente y llámenme simple, relativo al FC Barcelona.

Así las cosas y para quien le pueda interesar me quito la careta definitivamente, cambio el nick y ya nadie podrá decirme que usurpo o que soy una mala copia o que soy muy del FarçaGarcía no merece tal cosa.

A los fieles decirles que no se preocupen, seguiré siendo la misma mosca cojonera de siempre y volveré a dar guerra, se lo puedo asegurar.

En estos momentos no puedo dedicar mucho tiempo al blog y la literatura no se pierde nada, por supuesto pero tengo en mente para 2017, volver a reeditar de forma más atractiva las historias que contenía mi extinto blog anterior –Blogcelonista– con archivos de audio e imágenes perdidas con ese aire vintage que me apasiona.

Lo que está claro es que Twitter no me va a dar de comer y que últimamente estoy bastante consumido por  mi trabajo -como debe ser por otra parte- y no dispongo de demasiados momentos para alardes ni ingenios. Vendrán tiempos mejores.

Si ha llegado hasta aquí algún “hater” decirle que las posturas siempre son conciliables y que tengo grandes amistades que han surgido a partir de un bloqueo o de confrontar ideas, como también constato que en las redes se esconden viles alimañas que cuando apagan el ordenador se dan cuenta de lo ínfimo que son. A cada cerdo le llega su San Martín. 

Les espero donde siempre, en ese bar de borrachos donde te encuentras con amigos que te escuchan y te ayudan y que se convierten a la distancia en tus mejores terapeutas, aunque apliquen remedios que para ellos mismos no valgan. Curioso, verdad? pero pasa.

Poco más que añadir, gracias por leerme y acompañarme en el viaje, sin ustedes no hubiera valido la pena. Seguimos, me acompañan?

Saludos cordiales.

Anuncios