Jorge Luis Luján Gabrich, nació el 14 de Octubre de 1963, en Chovet, provincia de Santa Fé ( Argentina ). Jugaba en los “potreros” con chicos cuatro o cinco años mayores que él y la descosía. Debutó con dieciseis años con NOB en 1982 y lo hizo en el último partido del Campeonato jugando los últimos diez minutos y … convirtiendo dos goles. 

¿ Quizás Su llegada a Europa fue prematura ? Gabrich apuntaba enormes maneras y se le auguraba un futuro prometedor.

 Llegó Usted muy joven a Barcelona, con sólo 19 años y recomendado por Menotti, impresionado por su actuación formidable en el Mundial Juvenil de México en 1983, donde fue el Capitán, máximo goleador y finalista del Campeonato. Esa selección Albiceleste, contaba entre otros, con; Islas, Basualdo, Dezotti, el “Turco” García, Graciani o el admirado en España, Oscar Alberto Dertycia.

Gabrich abajo a la izquierda durante ese Mundial, Dertycia en la parte central, tercero por la derecha. 

Arriba de todo, a la izquierda, Dezotti el clon de Messi.

¿ Qué recuerdos tiene de sus primeros días en la instituición catalana y que expectativas tenia en esos momentos? 
Sí, quizás mi llegada al Barça fue prematura, me faltaba más experiencia al haber estado solamente un año en la primera división Argentina, llegué para jugar en el filial, cuando en Newell ‘s Old Boys competía contra equipos de nivel superior, sin desmerecer al Barcelona Atlético, hubiera querido estar al más alto nivel de competencia. Firmé un contrato de seis años por unas cantidades muy inferiores a las que me habían prometido, incluso me hicieron firmar un papel para renunciar a la selección Argentina en una futura convocatoria.


 En principio, Gabrich recaló en el Barcelona para desempeñarse con el equipo “B” junto al uruguayo Julio César Jiménez dada la normativa de contar con sólo dos extranjeros por equipo vigente en esos momentos y que impedía su incorporación al primer equipo. Tras la lesión de Maradona provocada por la entrada traicionera del Bilbaíno Goicoechea, Jorge Luis debutó con el Barcelona en Valencia en estadio “Luis Casanovas” el 9 de Noviembre de 1983 donde el equipo culé se impuso por 2 goles a 4. Gabrich participó de la jugada del cuarto gol en combinación con Carrasco que propició un penalti. En la jornada siguiente jugó en el Camp Nou contra la Real Sociedad otros 25 minutos, ¿ Cómo vivió esos dos partidos ?

En el debut en Valencia, a pesar de los pocos minutos jugados me sentí muy bien, el equipo logró la victoria y eso  ayudaba. Después contra la Real Sociedad tuve la fortuna de entrar en el terreno de juego con el gran Quini, un amigo muy querido y respetado por mí que me daba consejos como también lo hacía Migueli… pero con quince minutos y con la disposición táctica defensiva de la Real fue imposible tener ninguna opción de gol. Después, no me dieron más oportunidades y parecía que yo era un desastre como jugador. Tras la vuelta de Diego, tuve que quedarme sin jugar el resto de temporada por aquella ley que afectaba a los extranjeros menores de 23 años. Sinceramente, esperaba que el Barcelona, me cediera a algún equipo español para tomar experiencia y poder demostrar que podría ser útil, pero salió la posibilidad de ir a Vélez y no me puedo arrepentir de ello.


El Fc Barcelona lo contrató por seis años y luego de su debut, volvió a la Argentina a jugar con Vélez Sarsfield, donde quedó finalista del “Nacional de 1985” y donde integró un plantel junto a Navarro Montoya y el campeón del Mundo en 1986, José Luis Cucciufo, también jugó en Instituto de Córdoba, para regresar a Europa y jugar en el mítico Stade de Reims francés donde jugó diez partidos de titular y anotó dos goles. También estuvo un tiempo en Coimbra de Portugal aunque la poca seriedad de la entidad lusa le hizo desistir de seguir por esos pagos.

César Luis Menotti comentó una vez sobre usted que:”Gabrich necesita adaptación, igual que la han necesitado los grandes monstruos futbolísticos, como el caso de Passarella cuando marchó a la Fiorentina, Czibor o el propio Roberto “Dinamita”, internacional de su país, que no pudo quedarse en el Barcelona. Es como usted si se muda a un nuevo domicilio. Por muy linda que sea
la casa los primeros dias no sabe dónde están los zapatos o las tazas. Gabrich ha tenido aún más dificultades porque vino solo, es muy joven y procede de un pueblo
en comparación con esta gran ciudad. Ahora ya va sintiéndose jugador del Barcelona.”

 Acerca del desarraigo, siempre complicado… La globalización nos ha alcanzado productos de todo el mundo en todas las grandes urbes pero hace tres décadas no era así… ¿Amén de la família, siempre tan importante, qué más echaba de menos… el mate, las facturas, la fábrica de pastas, una buena milanesa… o un buen asado ? 
¿ Fue difícil aclimatarse a la vida en Barcelona ? ¿ Quienes fueron sus mejores amigos en la Ciudad Condal ?

Fue difícil la adaptación al principio porque hasta hacía dos años yo vivía en un pueblo de 400 habitantes (Chovet) pero conocí gente extraordinaria como Guillermo Blanco, amigos del Restaurante “Corrientes 348”, que me ayudaron mucho y un gran amigo , José Prieto, que trabajaba en el edificio donde yo vivía en la Avenida General Mitre y que con el paso de los años me presentó a mi mujer con quien llevo veinticinco años casado y tengo tres hijos y que es su prima. Diego me ofreció ir a vivir a su casa cuando tuve una lesión en un choque con Alexanco y me tuvieron que operar, pero yo era muy introvertido y no accedí, pero estuve muchas veces en casa del Diego. Fue muy solidario siempre conmigo.

¿ Sintió una especial presión al poder ser el sustituto de dos enormes jugadores como Schuster y Diego ? 

Mi error quizá, fue el no haber ido a vivir a “la Masía” cuando me lo propusieron Núñez y Gaspart al llegar a la Ciudad Condal. Claro que era una presión el hecho de sustituir a Maradona o Schuster pero tampoco dispuse de tiempo para demostrar mi valía.

 

Gabrich con su amigo Guillermo Blanco, en otra foto cedida por éste último.

Suponemos que junto con Jorge Zcysterpiller, Guillermo Abel Blanco y la família del “Pelusa” ustedes formaban parte de un “clan”. ¿ puede contarnos alguna anécdota, de esos tiempos del Diego en Barcelona ?  

Recuerdo que cuando se estaba gestando su fichaje por el Napoli empezaron a llenar la piscina de su casa con “Champagne”. También recuerdo muchas mañanas de trabajo en solitario con Rojo y Diego para ayudarle en su recuperación y fue extraordinario compartir momentos con él.

Su primo Iván jugó también en el Mérida, Extremadura y Mallorca en la liga LFP. Con el bagaje de su experiencia ¿ que le aconsejó antes de volar a Europa ? 

Desgraciadamente, yo estaba en México y no pude hablar con él en aquel momento y en aquellas épocas, las comunicaciones no eran como actualmente.

Al término de su contrato y en un contexto dificil, volvió a Newell’s donde llegó a disputar la Final de la Libertadores contra Nacional en 1988 y donde en el partido de ida marcó el gol del triunfo en Rosario. En ese equipo a las ordenes de José Yúdica, jugaba al lado de Scoponi, “Boquita” Sensini, Gabriel Omar Batistuta,”Tata” Martino ( actual DT De Paraguay ) y su compañero del alma, “Chocho” Llop, con quien viene haciendo dupla como técnico, actualmente en Chile en Santiago Wanderers y anteriormente en Racing Club de Avellaneda, Banfield y Barcelona Sporting Club de Guayaquil del Ecuador.

 


¿ Quisiera iniciar su carrera en solitario como DT o la mixtura con Llop es perfecta?

 Por ahora, estoy sumando experiencia y llegado el caso, veré si soy entrenador en solitario. Con Llop nos conocemos hace ya treinta años y nos llevamos muy bien y nos respetamos muchísimo.

Antes de finalizar su carrera, recaló en México y jugó para cuatro equipos; Irapuato, Veracruz, Tecos y Querétaro dejando una estela de gran goleador y coincidiendo en Tecos, donde fue campeón en la temporada 1993-1994, con “Chicharo” Hernández, el padre de “Chicharito” hoy figura en Man Utd. ¿ qué aspectos del futbol mexicano podria destacar y que aprendió de su paso por el país centroaméricano ?

El fútbol mexicano me llevó de nuevo al primer plano, hice cerca de 90 goles y fui campeón y muy reconocido. La solidaridad de la gente y el cariño con que fui tratado fue maravillosa.


El trato de balón, un equipo con vértigo y agresivo, usando el 4-3-3, alguna vez la formación táctica 4-2-3-1, son las máximas de ustedes como equipo técnico, mezclando los conocimientos del gran Yúdica y también del Maestro Bielsa.
¿ Cómo le van las cosas por Chile en Santiago Wanderers ?
 

Aquí en Chile, la política deportiva del club es tener la mayoría de jugadores juveniles y eso a veces es perjudicial porque se necesita combinarlo con jugadores experimentados también, pero, afortunadamente, vamos bien. 

Está usted siempre pendiente del FC Barcelona a la distancia, … hecho que nos deja muy contento.s ¿ Qué mensaje le gustaria dejar para la afición del Barça ?

 Estoy siempre pendiente y muy orgulloso de haber formado parte de una institución como el Barcelona. Quisiera pedirle perdón a los aficionados por no haber podido demostrar que era un buen jugador de fútbol con el que no se tuvo paciencia dada mi edad, pero también decirles que el Barça es el mejor club del mundo, sin lugar a dudas y que disfruten de estos maravillosos momentos. Os envío un gran abrazo a todos. Visca el Barça!

 
Le agradecemos mucho el interés, además de su tiempo y haber accedido, poniendo todas las facilidades, a responder este humilde cuestionario. Muchísimas gracias y le deseamos toda la suerte del mundo, admirado Jorge Gabrich. Personalmente, quedo encantado de este contacto y con esta primera entrevista en el Blogcelonista.

Adjunto una entrevista a Gabrich emitida en “La Xarxa ràdio” el 27 de julio de 2013.

Anuncios