Dedicar una entrada a Allan Simonsen es algo obligado y es que el magnífico futbolista danés -nacido el 15 de Diciembre de 1952,  en Vejle– fue muy querido y valorado por gran parte de la masa social del barcelonismo. Jugador dotado de una técnica prodigiosa y al que sólo la llegada de Diego Maradona la temporada 1982-1983 cerró el paso ante la imposibilidad de contar en la plantilla con tres extranjeros. La directiva de Núñez no obsante, le ofreció quedarse en el equipo ante una eventual baja de Bernd Schuster o el propio Diego pero acabó marchando al Charlton inglés.
Procedente de la Bundesliga, concretamente del Borussia Mönchengladbach y ganador de las Copas de la UEFA de 1975 y 1979 y a la limón finalista de la Copa de Europa de 1977 frente al Liverpool, Simonsen fue Balón de Oro el mismo 1977 superando entre otros a Keegan, Platini , Bettega o Cruyff, lo que nos muestra el alcance de su capacidad y potencial.

1

La aparente fragilidad de Allan no se correspondía con su potencia y su habilidad y a pesar de su corta estatura -1,65 metros- Simonsen tenía una más que aceptable remate de cabeza.

8

En Alemania, en su periplo con el Mönchengladbach coincidió con Stielike y Jensen, ambos después también jugadores del Real Madrid, Heynckes, Bonhof y Berti Vogts, todos ellos entrenados por Udo Lattek, quien también sería más tarde su entrenador en Can Barça.

Durante siete temporadas Allan fue el eje del equipo alemán y estaba preparado para dar el salto a un grande de Europa.
En Can Barça no pudo ganar ninguna Liga pero dejó muestras de su habilidad en cada partido. Quizás el equipo no le acompañaba mucho en primera instancia dado que adoleciá de jugadores técnicos pero sí disponía de deportistas de mucha brega como Ramírez, Ramos, Albaladejo o Zuviría.

Muy pronto, la afición barcelonista lo apadrinó y lo empezó a conocer, gracias al periodista Joaquim Maria Puyal, como Simonet.

El Barça estuvo muy cerca de lograr la Liga en 1980 y 1981 pero el secuestro de Quini y una racha maldita fueron imposibilitar ganar el Campeonato. Precisamente una asistencia de Simonsen a Quini con la cabeza supuso el primer gol de la victoria en la Final de la Copa del Rey por 3 goles a 1 ante el Sporting de Gijón del año 1981.

6

Un año más tarde, el 15 de Mayo de 1982, el FC Barcelona jugaba en su estadio la Final de la Recopa ante el Standard de Liege y nuevamente Quini y Simonsen marcarían los dos goles que daban respuesta al primer gol belga materializado por Vandermissen el minuto 7 de partido.

4

El Barcelona formó con: Urruticoechea, Moratalla, Manolo, Alexanco, Gerardo, Migueli, Sánchez, Quini, Simonsen, Esteban y Carrasco.

Puyal en Radio Barcelona narraba ya en catalán el gol del pequeño danés que significaba el empate en el luminoso.

Esta final es recordada también por la jugada al corner de Carrasco.

Simonet restaría para siempre en el corazón de los barcelonistas pero como otrora Neeskens se tuvo que ir entre lágrimas.

Único jugador que ha marcado a finales de Copa de Europa, Recopa y UEFA, Simonsen fue muy querido por sus compatriotas e incluso participó en una película. (The Marksman) en 1977.


Seguramente inspirada en esta otra de 1976  “Two minute warning”Pánico en el Estadio– protagonizada por Charlton Heston.

En la actualidad, Simonsen es un gran entendido y especialista en vinos, como Michael Laudrup, Iniesta o Zuviría y ya en las concentraciones con el Barça siempre iba consultando libros de catas y enología. Tras su frustrada experiencia en Inglaterra retornó a su país para jugar con su primer equipo, el Vejle, para posteriormente ser su entrenador y más tarde pasó a ser el seleccionador de las Islas Feroe y  también de Luxemburgo. En la actualidad es Manager del FC Fredericia.

Con su selección jugó 55 partidos y marcó 20 goles para terminar con un registro de 202 tantos conseguidos en toda su carrera. Así era el pequeño gran danés, Allan Simonsen.

Adjunto una entrevista de tres minutos a Simonsen emitida en “La Xarxa ràdio” en junio de 2013.

Anuncios